¿Qué se estudia en un curso de quiromasaje?

curso de quiromasaje

Hoy quiero compartir contigo mi experiencia como estudiante de quiromasaje y explicarte qué se estudia en un curso de quiromasaje. Si estás interesado en encontrar lugares que ofrezcan estos cursos, verás que la oferta es muy amplia y variada.

Al observar los contenidos de los cursos de quiromasaje, notarás que son bastante similares en diferentes centros. Esto se debe a que la formación como quiromasajista en España, ya sea en ciudades grandes o pequeñas, tiende a cubrir los mismos temas en su mayoría, y esto tiene sentido.

¿Por qué los cursos de quiromasaje tienden a tener contenidos similares? Bueno, la respuesta es que existen ciertos conocimientos y habilidades fundamentales que son esenciales para convertirse en un quiromasajista competente, y estos son los mismos independientemente del lugar donde estudies.

¿Qué se estudia en un curso de quiromasaje?

En un curso de quiromasaje, la práctica del masaje es fundamental, pero también hay una cantidad considerable de estudio teórico involucrado.

Por supuesto, la parte práctica suele ocupar la mayor parte del tiempo en el aula, como es de esperar en este tipo de formación. Sin embargo, esto no significa que puedas evitar el estudio teórico.

Tendrás que dedicar tiempo a aprender sobre anatomía, historia del masaje, beneficios del quiromasaje, precauciones, análisis del cliente, entre otros temas importantes.

A continuación, analizaremos cada uno de estos aspectos con más detalle.

En un curso de quiromasaje se estudia anatomía

Y puede que pienses: «Menudo aburrimiento tener que estudiar anatomía ahora».

Sí, es cierto, pero es crucial que al menos te guste un poco la anatomía del cuerpo humano. Un curso de quiromasaje sin estudiar anatomía simplemente no puede considerarse un curso de quiromasaje.

Te lo digo porque conozco a una amiga que dice ser quiromasajista, pero ni siquiera sabe dónde está el deltoides…

Por supuesto, puedes ser bastante hábil dando masajes, pero es fundamental que comprendas bien lo que estás tocando.

Estudiar anatomía en un curso de quiromasaje te proporcionará la base necesaria para saber qué estás tocando, cómo hacerlo y qué áreas necesitas masajear.

¿Se estudia anatomía en profundidad?

Sí y no, eso dependerá del curso y de con cuál curso lo compares.

En tu formación de quiromasaje, te sumergirás en el estudio detallado de la anatomía humana, centrándote especialmente en los huesos más relevantes del cuerpo. Además, deberás conocer cada músculo, sin importar lo pequeño que parezca, familiarizándote con sus inserciones y la dirección de sus fibras.

Dentro de tu programa de estudio, también explorarás las fascias corporales, comprendiendo cómo están interconectadas, así como las cadenas musculares y los puntos gatillo, entre otros conceptos esenciales.

Esta comprensión anatómica es fundamental, ya que te permitirá aplicar las maniobras de quiromasaje de manera efectiva en cada parte del cuerpo, adaptándolas a las necesidades específicas de tus clientes.

Asimismo, explorarás los dermatomas, que son las áreas inervadas por una única raíz nerviosa espinal, proporcionándote un conocimiento más profundo sobre el sistema nervioso periférico.

Aunque tu enfoque principal estará en el sistema musculoesquelético, también recibirás nociones básicas sobre otros sistemas corporales, como el nervioso, el endocrino o el linfático. Sin embargo, estos temas se abordarán de manera más superficial en comparación con el estudio detallado del aparato locomotor.

En resumen, la anatomía es un pilar fundamental en cualquier curso de quiromasaje, ya que proporciona el conocimiento anatómico necesario para realizar masajes de manera efectiva y segura.

La historia del quiromasaje

En la mayoría de los cursos de quiromasaje que encuentro anunciados en academias o centros de formación, la historia del masaje suele formar parte del temario.

Si te interesa la historia, seguramente disfrutarás de esta sección del curso, pero si no es así, podría resultarte un poco pesada. Sin embargo, no tienes que preocuparte por memorizar fechas, personajes o eventos como cuando estudiabas historia en la escuela.

En la parte de historia del masaje, explorarás cómo diversas culturas antiguas, como los egipcios, griegos, chinos y otras, utilizaban el masaje como una forma de tratamiento y recuperación en su época. También aprenderás sobre la evolución del masaje a lo largo de los años y cómo el quiromasaje fue introducido en España, de la mano del Sr. Ferrándiz.

Es importante destacar que la historia del masaje no suele ser evaluada como parte de los exámenes del curso de quiromasaje. Más bien, se presenta como una parte cultural y de contexto general para enriquecer tu comprensión sobre la práctica del quiromasaje.

Diseñar tu ficha de cliente 

En un curso de quiromasaje te enseñarán a elaborar la ficha de tu cliente, una herramienta fundamental para conocer mejor a quienes reciben tus servicios.

Cada cliente debería tener su propia ficha personal, donde el quiromasajista realiza algunas preguntas antes de iniciar la sesión.

Aprenderás a crear esta ficha, centrándote especialmente en identificar posibles adversidades o problemas que pueda tener el cliente en relación con el masaje.

La ficha de cliente es un procedimiento burocrático obligatorio en muchos centros de quiromasaje, e incluso si trabajas de forma independiente. Aunque al principio pueda parecer tedioso, te aseguro que la ficha del cliente se convertirá en una herramienta indispensable a medida que comiences a trabajar.

En el curso de quiromasaje palparás cuerpos

Un quiromasajista competente debe tener un conocimiento profundo de las diferentes partes del cuerpo y saber qué está tocando, lo cual resalta la importancia de estudiar anatomía.

Una vez que entiendas bien qué músculos estás manipulando o alcanzando, es crucial que aprendas a palpar con tus manos. En mi opinión, la palpación es un aspecto en el que debes enfocarte para percibir tanto sensaciones físicas como emocionales.

Es comprensible que al principio, si nunca has realizado masajes, te sientas inseguro al tocar un cuerpo y te encuentres con protuberancias que te desconcierten. Por eso, te recomiendo que practiques la palpación en una variedad de cuerpos, ya que cada uno es único.

Aunque todos compartimos una estructura anatómica similar, descubrirás que cada individuo tiene características distintas durante la palpación, como quistes de grasa, nudos musculares, texturas de piel variadas, entre otros detalles.

Palpar un cuerpo implica sentir con las manos, abarcando tanto las sensaciones físicas que percibes como las emocionales, aspecto este último que a menudo pasamos por alto.

En un curso de quiromasaje se aprende a hacer masajes

Esto es evidente, pero debes tener cuidado, ya que en muchos centros de formación de quiromasaje ofrecen una gran cantidad de teoría y muy poca práctica.

He visto casos en los que se ofrece un curso de quiromasaje de 130 horas, pero la parte práctica abarca solo unas 20 o 30 horas. Si bien es fundamental tener una base teórica y anatómica sólida, la parte práctica o técnica es igual de importante para realizar un masaje adecuado.

No mencionaré nombres de academias, pero conozco a personas que tienen un conocimiento detallado de todas las partes del cuerpo gracias a su formación en quiromasaje, pero carecen de habilidades prácticas y parecen inexpertos al realizar un masaje.

Al principio, aprender a dar un masaje puede resultar un poco complicado, pero con la práctica adquirida durante el curso de quiromasaje, te convertirás en un profesional.

Es crucial que, una vez finalizado el curso, practiques con regularidad. Si no lo haces, correrás el riesgo de oxidarte y olvidar cómo usar tus manos, algo que sucede con frecuencia.

Es una lástima que muchos quiromasajistas obtengan su título y luego lo guarden en un cajón sin utilizarlo. Por eso, te recomiendo que sigas practicando masajes constantemente, incluso si no los cobras. Hazlo con amigos, pareja, familiares; te lo agradecerán y tú mantendrás tus habilidades frescas.

Durante la parte práctica del curso de quiromasaje, aprenderás las diversas técnicas de masaje. Cada escuela tiene sus propios protocolos y trucos, pero lo importante es que comprendas cuándo y cómo aplicar cada técnica.

En el curso de quiromasaje aprendes a tocar todo el cuerpo

Durante tu curso de quiromasaje, aprenderás a realizar masajes en cada parte del cuerpo, excepto en las gónadas.

Por lo general, comenzarás con la espalda, que es el área más solicitada para masajes y una técnica clásica en quiromasaje. Las piernas y las cervicales también son áreas comunes de enfoque en el masaje.

Sin embargo, a menudo olvidamos masajear otras partes del cuerpo, como los brazos, la cara, el pecho, el abdomen, los glúteos o los pies. Es esencial incluir estas áreas en tus prácticas de masaje, tanto para dar como para recibir, ya que proporcionan una experiencia muy placentera.

Aprenderás a realizar un masaje completo, siguiendo un orden específico para cada parte del cuerpo y sus posturas. Cada centro de formación puede tener su propio protocolo, pero es crucial recordar que existen más áreas en el cuerpo además de la espalda, las piernas o las cervicales.

Experimentarás la sensación de recibir un masaje en áreas como los glúteos, lo cual puede resultar sorprendente, ya que es una zona del cuerpo que a menudo pasamos por alto pero que acumula mucha tensión.

Indicaciones y contraindicaciones que tienes que aprender

Es fundamental prestar atención al módulo de indicaciones y contraindicaciones del masaje durante tu formación en quiromasaje.

Te recomiendo que te hagas esquemas y estudies detenidamente este tema, ya que es crucial entender cuándo es apropiado realizar un masaje y cuándo no lo es. Por ejemplo, imagina que realizas un masaje a una persona con problemas cardíacos o trombos sin tener en cuenta las contraindicaciones adecuadas.

Aunque el masaje en sí tiene pocas contraindicaciones, es vital conocerlas a fondo para evitar situaciones problemáticas. Durante tu curso de quiromasaje, verás que las contraindicaciones son relativamente pocas, así que tómate el tiempo necesario para anotarlas y memorizarlas correctamente.

Las indicaciones se refieren a cuándo es apropiado realizar un masaje, mientras que las contraindicaciones indican cuándo no deberíamos aplicarlo. Es habitual encontrarse con personas que no conocen sobre masajes y, al dar un masaje cervical a su pareja, por ejemplo, empeoran la situación en lugar de aliviarla.

Por eso, antes de iniciar una sesión de quiromasaje, es esencial completar una ficha de cliente en la que se pregunte sobre la salud del cliente. Esto nos ayudará a determinar si es seguro realizar el masaje o si existen contraindicaciones que debemos tener en cuenta.

Recuerda grabarte a fuego las contraindicaciones del masaje, ya que son fundamentales para realizar sesiones seguras y efectivas.

¿Dónde estudiar un curso de quiromasaje?

Espero que este breve resumen te haya acercado un poco más al fascinante mundo del quiromasaje, especialmente si estás considerando iniciar tus estudios en esta disciplina.

En la mayoría de los centros de formación en quiromasaje encontrarás una estructura similar en la parte teórica de los cursos. Este post está pensado especialmente para aquellos que están dando sus primeros pasos en un curso básico de quiromasaje.

Una vez que te sumerjas en el mundo del masaje, descubrirás que hay una amplia variedad de cursos disponibles, como masaje californiano, deportivo, ayurvédico, con cañas de bambú, entre otros.

Personalmente, encuentro que la profesión de quiromasajista es muy gratificante. Además de completar tu curso básico de quiromasaje, es importante destacar que nunca dejarás de aprender. Existe una gran cantidad de oportunidades formativas para seguir ampliando tus conocimientos.

Al elegir dónde estudiar quiromasaje, asegúrate de seleccionar un centro de renombre que otorgue una titulación oficial. Evita los cursos ofrecidos por particulares que prometen una certificación en apenas una semana.

Por último, quiero resaltar la importancia de evitar los cursos de quiromasaje en línea. El quiromasaje es una disciplina práctica que requiere aprendizaje presencial para desarrollar adecuadamente las habilidades necesarias.

Para terminar puedes pasarte por el artículo que escribí titulado «¿Seguro que quieres ser quiromasajista?» donde abordo muchos temas sobre el quiromasaje. 

¡Un saludo y si tienes alguna pregunta, no dudes en dejar un comentario! Estaré encantado de ayudarte en lo que pueda.



2 comentarios sobre “¿Qué se estudia en un curso de quiromasaje?

  1. Fran Contestar

    Muy buenas.
    La verdad es que me ha gustado mucho todo lo que has estado explicando (lo poco que he podido ver por encima dado que acabo de encontrar tu blog buscando justamente éstas respuestas), y la verdad es que es muy agradable ver a alguien así de sincero y que lo explica tal cuál es.
    Si tengo que decir la verdad, es que a mi el tema del masaje me gustó desde que lo probé en la adolescencia y justo hicieron una especie de mini curso gratuito donde vivo, por lo que desde entonces pues de vez en cuando hacía alguno por gusto.
    Pasado el tiempo y de no practicarlo se te olvida, y bueno hace poco me apunté a un curso online de quiromasaje, (ya sé que no lo recomiendas, pero bueno ahora mismo tampoco tengo mucho más que hacer y me viene bien reaprender) y claro me estaban saliendo muchas dudas de que si y que no en su momento dado que ya sé que no se pueden tratar lesiones, ni tengo ningún estudio sanitario.
    La cosa es que a parte de lo dicho anteriormente (que es bastante 😅), también me apunté a uno de vendaje y ventosas, y me genera duda.
    De todos modos voy a seguir buscando y de nuevo es muy agradable ver a alguien que le gusta lo que hace y le pone tantas ganas.

    • juanpa Autor del artículoContestar

      Gracias Fran por tus palabras. Muy interesante tu historia personal, y por supuesto siempre hay que seguir aprendiendo porque el saber no ocupa lugar. Un abrazo y gracias por dejar un comentario tan chulo como el tuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *